Arquetipos Femeninos

Maria Jose Nebot Porcar miranda gray tecnicas

Los arquetipos son partes inconscientes que habitan en nosotros, son recuerdos o experiencias que viene del pasado y que influyen a la colectividad. Los arquetipos del ciclo femenino son:

ARQUETIPO DE LA DONCELLA: Fase pre-ovulatoria, fase dinámica y activa. Centrada en el exterior y en la conexión con el intelecto. Su ciclo vital es el periodo de la adolescencia y la juventud.
La doncella es sinónimo de nuevos comienzos, de acción, de movimiento y de crecimiento. Se crea una renovación de energía física después del periodo después de la hibernación. En este momento del ciclo, tenemos la mente más clara, eso nos permite asimilar ideas que han surgido anteriormente en el arquetipo de la anciana.

A nivel corporal, nos sentimos más ligeras, se potencia la memoria y la concentración. Esto nos permite también sentir la energía masculina, y llevarnos al juego y disfrute.
ARQUETIPO DE LA MADRE: Fase ovulatoria, fase expresiva y pasiva, donde prevalece la “mente sensible” y el cuidar/nutrir. Su ciclo vital es el periodo de madurez, etapa de maternidad y crianza, o desarrollo de proyectos. Es un periodo muy espiritual. Es un momento de ofrecer atención y ayuda, de entregar tu ser. El foco está afuera, y la energía se centra en la abnegación, la seguridad y la persuasión amable.
El arquetipo de la madre se corresponde con las energías del verano, el medio día, y la luna llena. Coincide con la fase ovulatoria, es la fase de mayor fertilidad y en la cual podemos quedarnos embarazadas.

Este arquetipo está relacionado con la fertilidad y la abundancia. Durante estos días, ocurre la fase expresiva, volcada hacia el exterior. Es una fase donde nuestras energías facilitan la relación con los demás y hacia la familia. También es un momento para hacer crecer todos los proyectos que surgieron en la fase de la doncella, los vamos a nutrir, desarrollar y llevarlos hacia delante.

A nivel energético, nos apetece realzar nuestro cuerpo, nos sentimos sensuales, y existe un gran deseo sexual. Además, el arquetipo de la madre nos trae la capacidad de armonizar equipos, y explotar esto en reuniones, en ser enlace entre opiniones, tenemos una gran habilidad de cohesionar las emociones y las relaciones personales.

ARQUETIPO DE LA HECHICERA: Fase premenstrual, fase creativa y activa, aunque con picos de energía, centrada hacia el interior y la conexión con el subconsciente. Su ciclo vital es el periodo entre 40-52 años, cuando empiezan las irregularidades en menstruación, disminuye la resistencia física y aparecen picos de energía. Se intensifica la sexualidad y surgen habilidades psíquicas. También se desarrolla un pensamiento intuitivo.
Entramos en una fase más volcada hacia nuestro interior y subconsciente, después de dos arquetipos más externos como la Doncella y la Madre. La Hechicera provoca ese cambio energético después de la ovulación.
Es un momento de cambio, donde existen picos de energía, y momentos de mucha interiorización.

En el ciclo lunar, estamos en la luna menguante. Es el arquetipo que socialmente no está muy aceptado porque interioriza toda nuestra capacidad, nos damos cuenta de aquello que no nos gusta, de las rutinas, y esto nos provoca frustración de manera externa. Por otro lado, despierta nuestra intuición y nos permite desarrollar ideas brillantes, cultivando nuestra creatividad.
El arquetipo de la hechicera está relacionado con el otoño, con la luna menguante, con la fase pre-menstrual y la fase de la peri-menopausia. Es un momento de entrar hacia dentro y conectar con el subconsciente, aunque al mismo tiempo suele ser una fase energética enfocada hacia nosotras mismas.

Es un momento difícil porque no estamos acostumbradas a mirar hacia dentro, explorarnos y entendernos. Por eso muchas veces nos provoca frustración, volcándola hacia los demás y hacia nosotras mismas. Pensamientos críticos, caóticos, de autosabotaje…

Por otra parte, es un momento para conectar con la tristeza, de soltar cosas que ya no son necesarias. Hay que hacer este descenso, este soltar, entrar hacia dentro, porque si no, no podemos transitar el silencio y la pausa necesarias para recuperar energía y renacer en primavera.

Es una parte del ciclo necesaria, ya que no podemos estar siempre cuidando de los demás ni con nuestra energía en puntos altos. Es un camino que recorrer para poder ofrecer lo mejor de nosotras y nuestros dones en cada ciclo. Tanto el ciclo de la mujer, menstrual, de la vida, de la tierra y de la luna.

ARQUETIPO DE LA ANCIANA SABIA (CRONE): Fase menstrual, fase reflexiva y pasiva, centrada en el interior y la conexión con el subconsciente. Su ciclo vital es el periodo más allá de los 52 años, cuando desaparece la menstruación. Aparece la relajación, la paz y la tranquilidad, ligado a una retirada del mundo social. Existe una conexión profunda con el ser y una necesidad de reducir la velocidad del vivir, centrado en el descanso y la renovación.
Estos días las energías se mueven entorno a la Luna Nueva, el invierno y la noche. Es un momento del ciclo en el cual necesitamos descansar y nuestro nivel de energía es bajo. Sigue siendo una fase que conecta con el inconsciente, pero más reflexiva, donde hacemos balance y conectamos con nuestro ser.
El arquetipo de la Anciana se sitúa precisamente en la fase menstrual de nuestro ciclo. Si consideramos el ciclo energético, se trata de una fase más reflexiva. En cuanto al lunar, se asocia con la luna nueva, y respecto al ciclo de la Tierra nos une al invierno y la noche.

Es una etapa que pide relajación, tranquilidad y paz. Por ello, es importante reducir la velocidad, permitiéndonos un mayor descanso y renovación para nuestra mente y cuerpo. Muchas veces está asociado con una retirada del mundo social, olvidando preocupaciones y adoptando una actitud de “me da igual”.
Por otra parte, hay una gran conexión con nuestro ser, una meditación viva constante. En cuanto a la sexualidad, hay una gran conexión y fusión con el otro.

Es momento de reconocer a estas cuatro mujeres que habitan en tí y a las que representas cada mes gracias a tu ciclo menstrual, para así poder fluir con ellas y recibir los dones que cada una te trae. En DESPERTAR FEMENINO te ayudamos a que reconozcas tus Arquetipos y así conectar con el PODER DE TUS CICLOS.

Comparte:

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: MARÍA JOSÉ NEBOT PORCAR
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: contacta@despertarfemenino.info.
Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.